28/3/20

Mi libro preferido: Leyendas y narraciones (Gustavo Adolfo Béquer)

Todo empezó con mi madre, que es una gran amante de los libros, algo que nos ha transmitido a mi hermana y a mi.

Como no podía ser de otra manera, uno de los mejores regalos que he recibido de ella fue una colección de clásicos de la literatura cuando cumplí 10 años. A pesar de contar con obras de famosos escritores como Dostoyevski, Julio Verne, Shakespeare o Goethe, entre otros, el que más llamó mi atención fue Béquer. De hecho es el libro más "desgastado" que tengo y desde la primera vez que mis dedos recorrieron sus páginas no ha dejado de emocionarme en los casi treinta años que han pasado.

Béquer tiene un manejo sublime de la pluma que incluso sus narraciones parecen poesía. Te llena y te traslada de una manera que muy pocos autores consiguen.

Entre mis leyendas favoritas se encuentra "La rosa de pasión" que describe el amor prohibido entre una muchacha judía y un cristiano en pleno s.XV y aunque tiene un final trágico, como casi toda su obra pues no olvidemos que pertenece a los últimos años del romanticismo, es quizá lo que te lleva a pensar en la parte real que esconden todas las leyendas. 

Otra que es capaz de erizar la piel es "El monte de las ánimas" relato que podría ser, perfectamente, parte de Cuarto Milenio y que habla de unos soldados templarios que siguen batallando durante la noche de todos los santos cada año. 

Claro está que después han venido muchos más libros y muchos más autores, pero éste quizá sea el que, para mi, tiene una mayor carga emocional pues me enamoró de la literatura y me hizo entender porqué a mi madre le apasiona tanto leer y todo gracias a que me hizo el mejor regalo a mis 10 años. 

Resumen del libro:Las leyendas fueron publicadas en su mayor parte entre 1857 y 1871 en El Contemporáneo y El Museo Uni.
Bécquer, al estar muy influenciado por el Romanticismo alemán sitúa sus leyendas en un marco caracterizado por el pasado histórico y lugares misteriosos y nocturnos conocidos por él.
La temática de las leyendas se puede dividir en tres: crimen y castigo, peligros del ideal y el poder de lo sobrenatural, todos caracterizados por la violación de un tabú para satisfacer el deseo propio, que provoca el desencadenamiento de la tragedia.
En el comienzo de cada obra se observa cómo el narrador es un personaje que en ocasiones le explica a otro la historia de la que trata el relato; con lo que se produce un cambio de narrador: en la introducción de la historia es un narrador testigo y más tarde, en el desarrollo de la leyenda, un narrador omnisciente. Así se da cuenta de que en el Romanticismo, el narrador, con frecuencia en primera persona, hace una referencia al autor, que es conocedor de todos los lugares y sensaciones del protagonista de sus obras..
Los personajes están definidos en pocas palabras, aunque en la mayor parte de las ocasiones se trata de hombres valientes y enamorados y mujeres hermosas y perversas. Ambos se caracterizan por el amor a la soledad y dar más importancia a lo espiritual que a lo material, principios del espíritu romántico. El lugar y el tiempo es creado mediante la descripción detallada de lugares, el uso de adjetivos, recursos literarios e introduciendo influencias del folclore europeo como estatuas que cobran vida, espíritus que regresan del más allá y seres fantásticos con apariencias de mujeres bellas, con lo que la influencia del sentimiento nacionalista está muy presente en las obras románticas.
La estructura argumental es común y se divide en una introducción —planteamiento— donde se describen exhaustivamente las situaciones anteriores a la tragedia, el cuerpo central —nudo—, donde se cuenta la historia, que sucede dentro de los personajes y es narrada por un narrador omnisciente y un epílogo -desenlace-, que se sitúa posterior en tiempo, en el que la atmósfera de misterio y terror se resuelve.
Las influencias del Romanticismo, el Costumbrismo y el Postromanticismo consiguen que estas leyendas tomen un tinte más oscuro, provocando así en el lector miedos escondidos que Bécquer intenta despertar. El fondo de estas historias es claramente característico del Romanticismo: un hombre que vaga por un mundo casi desconocido que lucha por lograr un ideal inalcanzable y cuando está en el punto más cercano a él, desaparece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario