13/11/19

El Indalo: ¿Dónde nace?

Fuente: juntadeandalucia.es
El Indalo es una figura de origen ancestral que se encuentra en la Cueva de los Letreros, situada en la falda del Maimón, Vélez-Blanco (Almería). 

Se trata de una pintura rupestre del Neolítico tardío o Edad del Cobre. Representa a una figura humana con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos.

La Cueva de los Letreros y más concretamente el Indalo, fueron descubiertos hacia 1868 por el almeriense Antonio Góngora y Martínez. Dicha cueva, que da cobijo al Indalo, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1924 y posteriormente Patrimonio de la Humanidad. 

Durante siglos, antes de la catalogación del Indalo por parte de los estudiosos, fue símbolo de buena suerte y considerado un tótem en el norte y levante de la provincia de Almería, especialmente en Mojácar, donde lo pintaban con almagre (arcilla roja) para proteger las casas de las tormentas y el mal de ojo. A este se le llamaba el "muñequillo mojaquero". 

A mediados del siglo XX fue tomado como símbolo y bandera de un movimiento intelectual y pictórico encabezado por Jesús de Perceval. Tan fuerte fue el simbolismo del Indalo para esos artistas e intelectuales que pusieron a su grupo el nombre de movimiento Indaliano.

Los “Indalianos” veían en su enseña un hombre ancestral sosteniendo un arcoíris y simbolizando un pacto entre el hombre y los dioses para evitar futuros diluvios.

El estudio del dibujo muestra que la figura no representa otra cosa que un arquero apuntando hacia el ave que vuela sobre él. 

El Indalo, bautizado, en recuerdo a San Indalecio, precursor de la religión católica, en el sudeste peninsular, significa en el lenguaje íbero, Indal eccius (mensajero de dioses).

Fuentes, esta información ha sido obtenida de las siguientes webs:

2 comentarios: